Inversiones inmobiliarias para particulares

Las inversiones inmobiliarias son las favoritas de muchos inversores, sobre todo en España. Tras la crisis inmobiliaria quedó claro que la idea de que los inmuebles siempre subían era errónea y que endeudarse demasiado era muy peligroso, por lo que había que reflexionar sobre este tipo de inversión antes de practicarla.

En este artículo te queremos explicar las inversiones inmobiliarias más habituales para particulares para que puedas decidir qué estrategia es mejor para ti.

Crowdfunding inmobiliario

El crowdfunding es una red de financiación colectiva que, a través de aportaciones económicas, consigue financiar un determinado proyecto. Un grupo de particulares consiguen comprar entre ellos lo que uno solo no se podría permitir. Gracias a este tipo de inversión, como particular, se puede ser dueño de parte de un inmueble para alquilar o vender sin tener que invertir cientos de miles de euros.

Este tipo de inversión es bastante similar al crowdlending, que consiste en la financiación, por parte de numerosos inversores, a empresas, proyectos o a personas. En el modelo crowdlending los copartícipes prestan pequeñas cantidades de dinero a una empresa, o individuo, a cambio de un retorno financiero estipulado en un contrato de préstamo. Aquí no hay un número ilimitado de inversores, sino un único inversor con multiples aportaciones en préstamos. Es un modelo innovador, que ha crecido con rapidez en los útimos años, y permite financiarse sin acudir a una entidad financiera tradicional. ¿Dificultad? Encontrar a los colaboradores y acordar los términos del acuerdo financiero.

Comprar un inmueble para alquilar

Comprar una casa para alquilar es una inversión inmobiliaria muy típica y es una buena estrategia para ganar beneficios y obtener rentabilidad a largo plazo. Si se opta por ella, es importante tener en cuenta tanto los gastos de mantenimiento como el flujo de caja (entrada de dinero) para no incurrir en pérdidas.

Además, es importante tener clara la localización del inmueble, ya que, junto con los anteriores, es un factor clave para este tipo de inversión. El precio por metro cuadrado será muy diferente en las distintas zonas y ciudades, y como consecuencia de ello, el precio del alquiler y de venta también variarán.

Como hace falta capital inicial, debes sopesar bien las alternativas con las que cuentas para ello. Eso sí, se puede comprar desde un apartamento unipersonal hasta un edificio y cada inversor puede decidir lo que mejor se adapte a sus necesidades y capacidad económica.

Si decides comprar para alquilar deberás también tomar una decisión importante: determinar si vas a ser tú mismo el que gestione el alquiler o si prefieres delegar este trabajo a una empresa que lo haga. Pregúntate, ¿puedes con las gestiones derivadas de tener inquilinos? o ¿prefieres que alguien lo haga por ti y despreocuparte, aunque tengas algo menos de rentabilidad? En Silk&Ebony contamos con servicios especializados en inversiones inmobiliarias, te ofrecemos asesoramiento en la búsqueda de propiedades hasta encontrar la que mejor se adapte a lo que necesitas, gestionando tu alquiler si así lo deseas.

Es una buena forma de obtener rentabilidad, pero tiene sus peligros y desventajas. El peligro más importante, sin duda, es la ausencia de inquilinos durante un tiempo e, incluso, la falta de pago. Otro problema de este tipo de inversión inmobiliaria es que no se suelen tener en cuenta todos los gastos que conlleva el alquiler de un piso, por lo que hay que prestar mucha atención y hacer una estimación razonable antes de iniciar una inversión de este calibre. Si tienes poco dinero, no quieres endeudarte, y deseas invertir en inmuebles con el objetivo de alquilarlos, puedes empezar con una plaza de parking, algo mucho más modesto pero que también puede funcionar muy bien.

Comprar inmuebles para reformar y vender

Si buscas generar ingresos de forma rápida y tienes la capacidad de acondicionar un inmueble en un corto período de tiempo y controlar los gastos de esa reforma, éste es tu tipo de inversión inmobiliaria. Para ello, debes encontrar una propiedad que se pueda reformar con rapidez, es decir, que necesite una reforma “leve”, y que pueda revalorizarse con cambios que no sean estructurales. Busca oportunidades en inmuebles que necesiten una “puesta a punto”.

Tendrás que tasar el inmueble, inspeccionar y valorar los posibles problemas que éste pueda tener para definir el presupuesto máximo de tu reforma y contratar a un equipo para que haga el trabajo. Sabiendo de antemano los pros y los contras del inmueble ahorrarás tiempo y dinero. Hay que tener presente que cuanto más tiempo le dediques a la reforma, más dinero te costará la misma. Si quieres delegar a una empresa la realización de todas estas gestiones nosotros te ofrecemos la posibilidad de hacerlo.

Invertir en inmuebles con fines turísticos

La nueva tendencia de viajar alquilando un inmueble por un período corto de tiempo, ha hecho que la idea de adquirir una vivienda para este tipo de turismo se convierta en un fácil recurso para obtener alta rentabilidad a corto plazo.

Al hacer una inversión para alquiler vacacional, debes de tener en cuenta lo siguiente:

  1. La administración de la rotación entre inquilinos. ¿Cómo lo vas a manejar?
  2. Dónde está el inmueble.
  3. Cuánto vale el alquiler vacacional en la zona.
  4. Servicios que vas a ofrecer con el precio.
  5. Regulaciones legales para tener un alquiler a corto plazo.
  6. Dónde y cómo lo vas a publicitar y el encarecimiento del coste del alquiler por la comisión a pagar al anunciante.
  7. Establecer un método seguro de pago y garantías al inquilino.

Como ves este es un tipo de inversión que requiere tiempo y dedicación. El hecho de tener inquilinos nuevos cada varios días, implica mucho movimiento y mucho trabajo, pero dependiendo de dónde vivas y del tiempo que le puedas dedicar puede ser una estrategia de inversión rentable.

Invertir en inmuebles con fines comerciales

Otra opción habitual cuando alguien se plantea entrar en el mundo de las inversiones inmobiliarias es comprar un inmueble con fines comerciales, por ejemplo, locales para negocios. En lugar de comprar viviendas para alquilar a particulares, se pueden comprar inmuebles para ganar dinero con el alquiler de oficinas. Este tipo de inversión pueden ser muy rentable, pero los periodos sin inquilino también pueden durar más que con las propiedades residenciales por el tipo de alquiler y el cliente que lo ocupa.

Para poder comenzar a invertir en inmuebles, si no cuentas con el capital, necesitas al menos el 20% del valor del inmueble y en torno a un 10-15% para soportar los gastos de la operación.

¿Qué piensas? ¿Te atreves a invertir?

En Silk&Ebony te prestamos una atención exclusiva y diferenciada de principio a fin.

No dejes de leer

Síguenos