Leonardo da Vinci y el cuerpo humano

Publicado el Lunes, 26 Junio 2017

Leonardo di ser Piero da Vinci, pasó a la Historia como uno de los más grandes pintores, por ser autor de la mítica obra “La Gioconda” (cuadro conocido también como “La Mona Lisa”). Sin embargo, no todo el mundo sabe que, entre las variadas y múltiples facetas de este erudito del Renacimiento italiano (no sólo como pintor, sino también como escultor, arquitecto, músico, poeta, escritor, filósofo, etc.), se encuentra una algo más desconocida, la de anatomista.

No cabe duda de que Leonardo de Vinci, poseía un innegable interés en el cuerpo humano y que sus estudios hicieron avanzar enormemente el conocimiento en esta área, a pesar de los escasos instrumentos de los que se disponía en aquella época y las dificultades que existían para explorar cuerpos. Esto último se debía a que los cadáveres eran considerados sagrados por la Iglesia, por lo que estaba prohibido estudiarlos. Así, la compra de cuerpos robados, a ladrones que asaltaban tumbas, solía ser la única opción para evitar la Inquisición, aunque, debido a su fama como artista, Leonardo consiguió permiso de varios hospitales para disecar cadáveres. Por otra parte, podemos imaginar que diseccionar cadáveres en las condiciones de higiene y conservación que existían entonces, no fue nada fácil.

Entre otras partes del cuerpo, Leonardo estudió el sistema reproductivo y la pelvis femenina, realizando uno de los primeros dibujos del feto humano dentro del útero. Aunque esta ilustración no fue del todo correcta, ya que al parecer se basó en los animales para intuir la posición del feto.

También estudió la estructura del pene de manera que, tras notar una gran cantidad de sangre en los penes de hombres que habían sido ahorcados, puso en duda el concepto de Aristóteles sobre que la erección se producía por flujo de aire.

En su obra “Delha verga” (“Acerca del pene”), Leonardo afirma: “El pene no obedece la orden de su amo, que trata de levantar o reducir a voluntad. En cambio, la erección se produce libremente mientras su dueño duerme. El pene debe decirse que tiene su propia mente, por cualquier tramo de la imaginación”. Sin duda, no se equivocaba en cuanto a que la erección se produce de manera involuntaria, aunque no es otro quien lo domina que el propio cerebro.

Otro de sus interesantes dibujos, en relación a la sexualidad, fue “De coitus”, una de las primeras representaciones anatómicas de un coito, en corte transversal. Muestra una pareja en el momento de penetración del pene en la vagina. Sin embargo, en este dibujo aparecen canales inexistentes conforme a las creencias erróneas que existían en aquella época.

Podemos decir que, gracias a sus estudios del cuerpo humano, Leonardo da Vinci sentó las bases de la anatomía científica, destacando especialmente el llamado “Hombre de Vitruvio”, un estudio de las proporciones ideales del cuerpo humano. Se trata de un famoso dibujo que representa una figura masculina desnuda en dos posiciones sobreimpresas, inscrita dentro de una circunferencia y un cuadrado. Curiosamente, en esta imagen, el comienzo de los genitales marca la mitad del hombre. Esta ilustración se considera un símbolo de la simetría básica del cuerpo humano, y por extensión, del universo.

A pesar de todo, debido a los valores morales de la época, los hallazgos de Leonardo da Vinci no fueron publicados hasta finales del siglo XVIII.

Finalmente, dado que era un hombre que llevaba su vida privada en el más absoluto secretismo, se ha escrito mucho durante los últimos siglos, sobre la orientación sexual del artista y su estrecha relación con algunos de sus alumnos. También, han resultado objeto de análisis los rostros andróginos retratados en muchas de sus obras.

 

 

"Leonardo Da Vinci y la anatomía humana"

de Wegener Tesla