Emma Goldman y la libertad sexual

Publicado el Lunes, 13 Marzo 2017

El 8 de marzo se celebró como cada año el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, y Emma Goldman fue un personaje bastante citado en las redes sociales. Es por ello que una vez más os invito a dar un paseo por la Historia y descubrir quién fue esta mujer y por qué tuvo un papel importante para las mujeres en relación al feminismo y a la sexualidad (entre otros).

Emma Goldman (1869-1940) fue ante todo escritora y activista política, anarquista. Nació en Lituania en el seno de una familia judía, aunque emigró muy joven a los Estados Unidos, tras enfrentarse a su padre por querer que se casara cuando tenía tan solo 15 años.

Fue conocida por defender los derechos de los trabajadores, la libertad sexual y el feminismo. Sobre esto último, una de sus frases (“si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”), se hizo tan célebre que se convertiría en eslogan feminista en la Década de los 70 y aún hoy día se utiliza.

Se la considera pionera en la lucha por la emancipación de la mujer y los derechos homosexuales (“el derecho fundamental es el derecho a amar y ser amado”). Incluso se atrevió a defender públicamente al escritor Oscar Wilde, condenado por ser homosexual.

Por otra parte, después de haberse separado (tras un matrimonio que duró menos de un año siendo aún muy joven), se posicionó en contra del matrimonio. Pensaba que esta institución limitaba la independencia y creatividad de las mujeres en pro de la maternidad, que según ella debía ser, en cambio, elegida libremente (“las mujeres no siempre tienen por qué tener la boca cerrada y el útero abierto”).

Emma Goldman acreditaba en el amor libre, entendido no como promiscuidad o en base a la cantidad de amantes, sino en relación a la riqueza emocional. “Para que la mujer llegue a su verdadera emancipación debe dejar de lado las ridículas nociones de que ser amada, estar comprometida y ser madre, es sinónimo de estar esclavizada o subordinada”.

Trabajando como enfermera conoció la terrible lucha contra los frecuentes embarazos que vivían muchas mujeres pobres. De esta manera, en 1916 fue encarcelada por distribuir un manifiesto a favor de la anticoncepción. Opinaba que el control de la natalidad hacía a la mujer libre y escribió numerosos manifiestos libertarios y feministas, defendiendo incluso el aborto.

“Exijo la independencia de la mujer, su derecho a mantenerse a sí misma, vivir para ella, amar a quien le plazca, o a tantos como le plazca. Exijo libertad para ambos sexos, libertad en la acción, en el amor, en la maternidad”. Estas reivindicativas palabras de Emma Goldman dejan patente su convicción sobre una sexualidad libre para las mujeres y la necesidad de que estas recuperaran el control de sus propios cuerpos.

Sin embargo, hablar de sexo y anticonceptivos, como ella hacía en sus mítines, era ilegal en aquella época, lo que le trajo muchos problemas.

Por supuesto, sus ideales revolucionarios la pusieron en un duro enfrentamiento con la derecha, en un país puritano de finales del siglo XIX, que estaba camino de convertirse en potencia mundial. Edgar Hoover, quien sería posteriormente director del FBI, la calificó como una de las mujeres más peligrosas de América, tras lo que fue expulsada del país y deportada a Rusia.

La entrada de EEUU en la Primera Guerra Mundial, en 1917, supuso un duro golpe para Goldman, quien se había declarado siempre pacifista y contra el servicio militar obligatorio.

Emma Goldman escribió, entre otros: “Anarquismo y otros ensayos” (1910) donde plantea el tema sexual y la necesidad de un movimiento independiente de mujeres; y su autobiografía “Viviendo mi vida” (1931).

Sus últimos años los dedicó a luchar contra el fascismo. Concretamente, en sus escritos, en 1936 apoyó a los anarquistas españoles en contra del levantamiento fascista del general Franco.

Como curiosidad, en 1981, Warren Beatty dirigió la película “Rojos” (Reds), por la que consiguió el óscar al mejor director, y en ella aparece Emma Goldman, como personaje secundario, interpretada por la actriz Maureen Stapleton quien también ganó un óscar por su papel.

Para finalizar, otra de sus célebres citas: “El elemento más violento en la sociedad es la ignorancia”. Si lo aplicamos a la sexualidad entenderemos por qué es tan necesaria la educación sexual para evitar los abusos sexuales y los crímenes de odio LGTBI, ¿no os parece? 

"Emma Goldman: una mujer sumamente peligrosa"

de Mel Bucklin, 2013 (VOS) 

 

 

 

 

Accede a nuestra tienda on-line masalladelplacer.com a través del link del producto y obtén un descuento del 5% en su compra, o en la de cualquier otro.  Usa el cupón número EA5.  

 

PULSA Y ENTRA EN WWW.MASALLADELPLACER.COM