Francisco Asencio

Ilustrador y caricaturista, Francisco es un maravilloso creador de sueños que plasma en sus dibujos.  Con reflexión, magia y sabiduría logra crear las más fascinantes imágenes, algunas de las cuales acompañan a muchos de nuestros textos.  Dibujante por cuenta propia e ilustrador por vocación, ha trabajado en diversos medios: publicidad, humor gráfico, cómic,  lo que le ha convertido en un dibujante todoterreno y un mercenario del dibujo.  Con un estilo que se adapta a las circunstancias y según sus palabras "con mucho por aprender todavía".

 
 
 
 
 
  • Amor en la nieve

    No fue buena idea que se bajara los pantalones allí y se sentara en aquel escalón gélido. Para mi fue una locura fantástica, pero claro, él no calculó bien las consecuencias. Yo me senté encima a horcajadas, también con los pantalones bajados, aunque enseguida entré en calor. Disfrutamos mucho resolviendo un calentón maravilloso que llevábamos aguantando desde que llegamos a aquel hostalito de la sierra a cuatro grados bajo cero. Con el entusiasmo, el frío de alrededor apenas se percibe. El calor de nuestras partes nobles nos hacía incluso sudar y nos subía hasta la cabeza haciéndonos perder la noción del tiempo y del espacio además del sentido del ridículo, teniendo en cuenta que de vez en cuando se acercaban a pocos metros algunos otros turistas de la zona. Sin embargo cuando mi amado quiso levantarse, tenía el culo tan pegado a la piedra congelada que pasamos un buen rato, mejor dicho malísimo rato, intentando despegarlo de allí.

  • Amy se va de camping (I)

    Ya lo tenía todo listo: el saco, la manta, ropa cómoda y la justa, el repelente para los mosquitos, el bikini y unas latas de comida por si el súper estuviera cerrado o desbastecido. No es que yo haya sido nunca muy partidaria de los campings pero la oferta de Laura para las vacaciones de semana santa me parecía interesante. Su primo Ricardo estaba muy interesado en ir si yo iba, y yo, que ya le había echado el ojo hacía mucho, intuía una situaciónmuy prometedora. Deseaba que mi sacrificio mereciera la pena, pues por alguna que otra experiencia similar anterior, los contactos íntimosdentro de una tienda de campaña son agotadores.

  • Amy se va de camping (II)

    Efectivamente ninguna de las cosas que me ha incomodado siempre de los campings había cambiado muchísimo desde que dejé de hacer este tipo de turismo en la adolescencia. No lo puedo evitar. Hay quien lo disfruta, pero mi cuerpo está hecho para otras situaciones más confortables. Pero como mi amiga Laura ya me había convencido para las vacaciones casi con la promesa de tener sexo seguro con su primo Ricardo, no me había podido negar.

  • Amy y el deporte

    Yo soy la primera en apoyar el deporte y la vida sana. Estoy convencida de que practicarlo a menudo es lo mejor para que tu salud no se resienta al más mínimo catarro. Pero la realidad es que yo lo llevo mal. No me gusta nada salir a andar o a correr, y me aburre mortalmente hacer infinitos y solitarios largos en la piscina cubierta del barrio. Así que el tiempo que estuve apuntada al gimnasio, obligada por esta conciencia tan responsable que tengo, y pensando que sería más divertido que cualquier otro entrenamiento, decidí buscarme algún alicienteextra para que no me costase tanto salir de mi confortable apartamento.

  • Amy y su sueño

    ¡Qué cosa más curiosa son los sueños! ¿Quién no se ha interesado nunca por el significado de un sueño que haya tenido? Ahí andan de noche pululando por nuestro subconsciente todas esas historias que oímos, leemos, vemos o directamente experimentamos a los largo de nuestro día a día. ¡Pero, mira que tenemos sueños raros! Y lo que es aún más raro, es que podamos soñar con historias de lo más extravagantes, esas que no sabemos cómo han ido a parar a nuestras neuronas. Pues yo las recuerdo casi todas. O al menos buena parte de todas esas historias. Y algunos de las mejores son sueños eróticos. Si. Lo digo así de claro porque de esos sueños además de recordar los hechos, recuerdo perfectamente las sensaciones.

  • Aquí

    Esta semana la vamos a terminar con un poema de Nuria Cifredo.  "Aquí", es el título. 

    Aquí estoy, cerca de tu cuerpo, entre tus sábanas.  Aquí estoy, respirándote y deseando que el momento no acabe. Aquí estoy, contigo, aislada de todo.

    Motivador para empezar el viernes, ¿no creéis? 

  • Atrápame

    Esta semana me toca mostraros un poema erótico, y es que ya se va convirtiendo en una costumbre para mí publicarlo y espero que también para vosotros disfrutarlo.  

    Sobra decir, a los que seguís mi blog, que cómo no es de Nuria Cifredo. 

    De todos los que he leído últimamente, he seleccionado uno titulado "Atrápame".  Aquí os lo dejo para ver qué os parece a vosotros. Fijaos que la ilustración de Francisco Asencio me ha recordado un poco a lo que el arte SHIBARI significa, que es un tipo de bondage asociado al hecho de atar a alguien de manera estética y siguiendo unas técnicas muy especificas. 

  • Besos fríos

    Llevo desde el 2015 en esta aventura de contar mis experiencias y sucesos erótico-festivos y debo reconocer que me encanta.  Es más, me llega a poner bastante.

    Ésta es la última publicación del 2016 para mi blog, y pensar que la siguiente será ya para el 2017 me da un poco de vértigo.  ¡Cómo ha pasado el tiempo y cuántas son las aventuras que os he contado!   Y es que tener una vida sexual sana, plena y divertida es fundamental para sentirse bien.

    En esta ocasión pienso que no hay mejor forma de despedir el año que hacerlo con un poema de Nuria Cifredo, "Besos fríos", una poesía fresca, húmeda y aunque parezca irónico, muy ardiente.  ¡Feliz 2017!

  • Caricias y más caricias

    Hoy es uno de esos días en los que salgo de casa pletórica, satisfecha y relajada. Anoche tuve una sesión amatoria estupenda. Cuando encuentras una pareja complaciente, solo puedes hacer una cosa: ser egoísta. Ser egoísta y disfrutar con los cinco sentidos. Después ya le llegará su turno, en otro momento, otro día. Pero, ¡qué bueno es dejarse hacer cuando ves que tu chico está disfrutando tanto como tú mientras te procura todo el placer del mundo!

  • Celebrando Halloween

    Tengo una amiga que siempre ha creído mucho en cuestiones paranormales y temas del más allá. De jovencita nos contaba a los amigos de clase en el patio de la universidad todos sus viajes astrales y cómo influían en nosotros los planetas y el horóscopo de cada uno. Por eso no me extrañó en absoluto que cuando me la encontré hace unas semanas volviera a sacarme esos temas. Ahora ya se ha especializado en muchas cosas que no entendí bien, y ella es muy feliz con todos los  beneficios que eso le reporta, incluidos los económicos, porque se ha convertido también en su forma de ganarse la vida.

  • Cuidados del cuerpo

    Una de las mejores formas de cuidar la piel de la cara, tanto la de los hombres como la de las mujeres, es echando un buen polvo. Eso estará ya más que demostrado por los laboratorios dermatológicos de algún sitio importante seguro. Pero como yo soy más de pruebas cercanas, me gusta comprobarlo en la expresión de mis amigos.

  • De tus ojos a tus pies

    ¿De veras conoces el cuerpo de tu amante, o amantes, tan bien como crees? Piensas que sabes a qué huele y a qué sabe, de una forma casi perfecta.  Crees saber qué te vas a encontrar en cada uno de los rincones de su piel.   En cada parte de su anatomía.

    Senderos que vas explorando cada día, distintos caminos que recorres cada vez que te sumerges en su cuerpo y en su olor.   Sabores que te persiguen y hacen que te pierdas una y otra vez en ese recorrido.  ¿Estás seguro de que no te queda nada por explorar?

  • Descuidos sexuales

    Que me encantan las aventuras sexualesde los demás, no es ningún secreto. Que me gusta que otros compartan sus anécdotas conmigo para poderlas relatardespués, lo confieso abiertamente. Pero que lo que más me apasionan son las historias que llegan a mis oídos por descuido de sus protagonistas, lo cuento hoy aquí sin pudor. Y no creo que lo mío sea un caso aislado.

    Hay personas que se escandalizan de escuchar lo que otros andan haciendo, o mejor dicho, disfrutando. Pero no son una mayoría. Cotilleos sexuales me han llegado de todo tipo y desde todos los lugares, unos menos habituales que otros.

  • El dorso de tu mano

    Os invito esta semana, como una vez al mes hago,  a leer un poema de Nuria Cifredo;  y es el titulado "El dorso de tu mano" el que he elegido esta vez.  

    No os voy a comentar nada de él como en otras ocasiones hago.  Sólo os propongo que lo disfrutéis y que, según vuestras propias experiencias, saquéis lo que a cada uno de vosotros os transmite.  Yo ya hice mi propia interpretación. 

    ¡Gracias Nuria por tanto sentimiento expresado con tan pocas palabras! 

     

     

  • El videoclip

    ¿Cuántas veces habéis visto un videoclip de esos de un cantante de  moda en el que sale en la fiesta de un fabuloso hotel con todo el mundo vestido de blanco alrededor de una gran piscina y con un bar de fondo rebosante de mojitos? En ellos el artista se suele pasar toda la canción refregándose contra unos y otras, hasta que de repente se quedan todos en ropa de baño y bailan sin parar mostrando ellas sus traseros bien morenos y turgentes a la cámara y ellos unos torsos mejor depilados que mis ingles, y con unos perfectos abdominales que bajan en cascada hasta casi la cintura de sus bañadores. Seguro que estáis hartos de verlo por televisión o en “youtube” y seguro también que más de uno ha pensado “¡Ojalá yo estuviera en ese fiestón ahora mismo!”. Pues he de deciros que podéis morir de envidia porque yo he estado. ¡Así es! ¡Y de pura casualidad!

  • Expendedoras de placer

    He visto máquinas de “vending” muy variadas y con artículos de lo más variopinto. Desde los típicos productos alimentarios de bollería industrial, riquísimos e insanos, a las de tentempiés súper ecológicos, pasando por las dispensadoras de cedés, cámaras de fotos de usar y tirar o de cebos para pescar. Están muy bien pensadas a mi parecer, las de productos de higiene intima como  compresas, toallitas, etc, e incluso las de juguetes eróticos, que por si no lo sabíais, también existen. De este modo podemos disponer en cualquier momento de lubricante, geles de placer, condones, anillos e incluso vibradores. ¿O acaso, no es posible que te surja la necesidad de comprarte un vibrador en la máquina expendedora de una estación de tren?

  • Grandes almacenes

    Siempre había soñado con quedarme encerrada en unos grandes almacenes. 

    Ya de pequeña, mi hermana y yo jugábamos a que nos pasaba y corríamos por la casa de mis padres simulando entrar en distintos departamentos incluidos los ascensores que nos llevaban de unos a otros y que normalmente era el baño de casa. Dibujábamos letreros con los nombres de los espacios, o agrupábamos los muebles en los rincones de los dormitorios para convertirlos en las zonas de venta. Por eso cuando mi amigo Rafa que trabajaba de vigilante en unos grandes almacenes me dijo que me iba a invitar a pasar una noche especial que nunca olvidaría, y echó el cierre a la puerta principal del edificio, un agradable cosquilleo me corrió desde los pies a la cabeza, obligándome a esbozar una amplia sonrisa.

  • Historias que vuelven

    Las historias que se quedan inacabadas, sin terminar, siempre vuelven. Siempre. Y existen muchas opciones para cerrar esos círculos, tantas como tipos de relacionessin acabar hay. Muchas fueron amores de juventud, esos primeros sentimientos que nos tuvieron enredados en nuestra peor etapa: la adolescencia. Amores no correspondidos, platónicos, equivocados, o amores que terminaron mal porque no éramos capaces de gestionar nuestras emociones. Otras historias se han quedado estancadas en la edad adulta, por autocensuras, por distancias físicas reales, por condicionantes externos culturales o religiosos, o por miedo a que se convirtieran en algo tan importante que no pudiéramos controlar.

  • Juguetes para el bolso

    Yo cargo con casi de todo en mi bolso de mano diario, como la mayoría de las mujeres que conozco. Sin embargo, creo que es el neceser de maquillaje lo que llevo a punto de explotar. Porque, además de tener en él un buen surtido de útiles para retoques rápidos, siempre me gusta llevar algún juguetitoextra por si surgiera la ocasión, darme también otro tipo de toques rápidos más placenteros. Por eso tengo hace mucho un mini vibradorestupendo que simula ser un lápiz de labios y unas bolas chinasmuy discretas, y desde hace muy poco tiempo un gloss muy especial que adquirí recientemente y que ya he tenido ocasión de estrenar. 

  • La cama de Amy

    Todo tiene su final, y a ella le había llegado el suyo. Mi fiel compañera había cumplido con su cometido como una campeona desde el primer día, pero el tiempo le había pasado factura. Mi cama se había roto. Se fracturó la pata inferior derecha una noche loca que me encontraba en plena euforia sexual. Y aunque logré equilibrarla con un ladrillo que no sé por qué motivo tenía en casa, ya nunca fue lo mismo. Así que tras una rápida visita a unos grandes almacenes de origen sueco le busqué una sustituta.

  • La pregunta

    He descubierto que, además de poesía erótica, Nuria Cifredo escribe también microrrelatos que son, de hecho, bastante sensuales.   

    El gran desafío de escribir microrrelatos reside en decir mucho con muy pocas palabras, y que todo junto tenga un gran significado.  En conseguir que su lectura nos lleve al afán de completar esa narración, siempre soñando, y todo ello porque la intensidad del texto nos llegue muy adentro.

    Os propongo esta semana leer el microrrelato titulado "La pregunta" y que os permitáis soñar y, cómo no, dejaros llevar.  

  • Las duchas de la playa

    Cuando más disfruto yo de la playa suele ser a última hora de la tarde. No hace el calor agobiante del atenazante sol de mediodía, ni queda tanta gente como para hacerte pensar que en lugar de en la playa descansando estás en el hipermercado un sábado por la mañana a primero de mes.

    Cuando el día está a punto de marcharse y las tardes de verano aún son templadas, estar tumbada en la arena observando el mundo a tu alrededor es un placer para mí. Si a eso le añades que en la zona donde yo paro, los chicos son de mucho deporte acuático, el placer para mi vista es aún mayor.

  • Los primeros días de calor

    Los días de intenso calor cuando estás todo el tiempo en la calle y el sol no da tregua ni siquiera a la sombra, es cuando reconforta más llegar a casa y quitártelo todo. Los zapatos lo primero, para después desnudarte sin contemplaciones y meterte en la ducha. Ahora ya es cuando te tumbas en la cama, enciendes el ventilador del techo y cerrando los ojos, resoplas y te relajas…

  • Los tres polvos mágicos

    Puede que la noche de reyes sea sólo una noche más de rutinarias celebraciones familiares, pero para mí es la noche del año que más disfruto desde niña, aunque con el paso de los años y lógicamente, el modo de celebrarla haya ido cambiando. Ahora además de dar y recibir regalos, me divierte mucho salir con mis amigas y comerroscón mientras bailamos como locas alguna canción de moda. Y por supuesto, el sexotambién ha estado muy presente en mis noches de reyes como no podría ser de otra forma. Y así rematar una buena noche de discoteca lamiendola nata del roscón previamente untada por el cuerpo de un apuesto caballero, siempre me ha parecido muy buena opción.

  • Mis máscaras

    Soy consciente de que la imagen que muchos tienen de mí es la de una mujer divertida, sin muchas complicaciones y con ganas de ser feliz. Se también que a veces puedo parecer una mujer frívola, con una intensa vida sexual, calculadora o incluso alguien con múltiples personalidades para el amor. ¡Pues si! A veces lo parezco porque puede que sea algunas de esas cosas o todas a la vez. Y nada es bueno ni malo.

  • Momentos románticos

    Cuando pensamos en el romanticismo, siempre se nos vienen a la cabeza los mismos ejemplos: alguien que regala flores, una habitación con velas preparadas para un cálidoencuentro, una persona que realiza un acto que nunca esperarías de ella,  y cosas de ese estilo. Sin embargo, existen otro montón de instantes especiales en la intimidad de dos personas, más inusuales pero que no por ello dejan de ser momentos románticos.

  • Otras maneras

    -  “¡Apoya las manos en la pared. Abre bien las piernas y no te gires! ¡Voy a recorrerte despacito por dentro y por fuera hasta que no puedas más y me pidas que entrecon fuerza en tu interior!”

    No está mal para empezar la tarde de un sábado lluvioso, ¿verdad? Me encanta cambiar las prácticas sexualeshabituales por otras maneras. Aunque no sea nada extremadamente original ni novedoso, sencillamente cambiar la forma de amar a tu pareja y saltarse la rutina es muy excitante.

  • Pilates en pareja

    Ya he comentado varias veces que el deporte no es lo mío. Lo digo siempre en público y en privado. Y que los gimnasios no están hechos para este cuerpo mío si no es para sudar con otro deportista y por algún otro motivo que no sea levantando pesas. Por eso un compañero del trabajo, Carlos, profesor de Pilates fuera de nuestro horario laboral común, se sintió retado y estuvo toda una cena de empresa convenciéndome de que su disciplina iba a gustarme más porque no era un deporte tal y como yo lo entendía, pero que me ayudaría a trabajar todos los músculos de otro modo menos agresivo.

  • Razones para no follar

    ¡Cuantos buenos motivos podemos encontrar para decidir acostarnoscon alguien! ¿Verdad? Todos los que queramos. Pero ¿y para no hacerlo? ¡Quizás muchos más!

    Algunos casos son más peliagudos que otros y los he podido vivir en propia carne. Otros pertenecen a las experiencias de mis amigos. Y refiriéndome siempre a ocasiones esporádicas de esas en las que se hace fundamental aprovechar el momento propicio.

  • Se acerca

    Julio ya casi ha terminado.  Comienza agosto, y muchos de nosotros nos vamos, todo sea dicho ¡por fin!, de vacaciones. Qué ganas de playa, de sol, de chiringuito y de hamaqueros.

    Días de relax, o no, de playa, copas y sobre todo de lectura.  

    Este es el mejor momento para disfrutar de un buen libro, y si es de poesía mucho mejor.  No hace falta que os diga que yo me dejaré emocionar y, por qué no excitar, con las poesías de Nuria Cifredo, quien por cierto va a editar muy pronto un libro de poemas y relatos titulado, "Un mundo en palabras".  Ya os avisaré de cómo adquirirlo si estáis interesados.

    Os deseo unas buenas y excitantes vacaciones.  Yo voy a comenzarlas con la lectura de este poema.  

  • Sexo y orden

    El orden nos gusta a todos, pero que todos somos ordenados o que le damos la misma importancia como para dedicarle el tiempo que necesita, eso ya es otra cosa. Y como cada cual decide lo que quiere hacer con su tiempo ahí no voy a plantear ninguna discusión. Pero, ¿y en el sexo? ¿Es importante ser ordenado? ¿Hay gente que lo es y otra que no? ¿Es eso importante?

  • Si te espero desnuda

    No sé qué pensáis vosotros, a mi éste poema de Nuria Cifredome estimula, y mucho. 

    Me recuerda a esa espera en la que el tiempo se hace eterno, en la que sólo voy vestida con mis tacones, perfumada y nerviosa.  Deseando que llegue a casa y me encuentre así.  

    O ese momento en el que veo a mi pareja desnuda, y me excito sólo con pensar en esos instantes que sólo él y yo hemos vivido y no puedo evitar acerarme y, como dice Nuria, acorralarle. 

    Que disfrutéis del poema "Si te espero desnuda" tanto, o más, de lo que yo lo he hecho

     

    .

  • Siempre hay una primera vez

    La primera vez que a mi amiga Pepa le hicieron sexo oral, llegó a contarlo al grupo de chicas que habitualmente salíamos juntas con tal alegría que todas empezamos a soñar cómo sería ese momento para nosotras cuando nos llegase.

    Y es que con diecisiete años nuestras experiencias sexuales habían sido bastante pobres para todas, y con eso me refiero a que ninguna había disfrutado aún de un triste orgasmo. Mucho beso con lengua, mucho meternos mano sin saber cómo ni por dónde nos daría más placer y muchas ganas insatisfechas. Quizás por prudentes, por estrechas, por miedo a lo desconocido, por desafortunadas… o porque eran otros tiempos.

  • Siete besos

    Besos guardados, besos buscados, besos ardientes y apasionados.  Besos entregados, besos apasionados.  Besos tiernos.  Cada beso es distinto, los hay muy sentidos y sinceros.  Y los hay abandonados y superficiales.

    Y hasta los hay que tuvieron que ser dados y nunca se dieron.

    Cada beso entregado tiene su historia y quiere o no ser recordado.  Cada beso vuela distinto.

    "Siete besos", de Nuria Cifredo, es el poema que he seleccionado para que os haga pensar un poquito esta semana.  ¿Cómo son vuestros besos?  

  • Sueños húmedos

    Las mañanas de los fines de semana, cuando no tienes que saltar de la cama con el tiempo justo y puedes remolonear un poco, es cuando más me gusta tener sexo. Sola o acompañada. Disfruto por igual las dos opciones. Sobre todo si he tenido algún sueño eróticoy mantengo aún la excitaciónde los últimos minutos antes de despertar. Es fantástico ese momento de abrir los ojos, notar la sonrisa en tu boca, y empezar a recordar que lo que estabas soñando era lo suficientemente interesante como para amanecer muy húmeday con ganas de más.

  • Tus dedos

    Deseo. O anhelo de saciar la emoción que nos invade al querer algo o a alguien con mucha fuerza.   Y es que a cada deseo le precede un sentimiento, y desear algo con muchas ganas es precedido por el sentimiento de la atracción, una atracción que muchas veces es incontrolable.

    Los que me seguís habitualmente, sabéis de sobra que me encantan los poemas de Nuria Cifredo, y que de vez en cuando publico uno para que compartáis conmigo su lectura.  Esta semana he seleccionado "Tus dedos". 

  • Un jardinero de película

    Mi amiga Ana vive desde hace unos años en un fabuloso chalet de una igualmente fabulosa urbanización del norte de Madrid. Por resumir diré que le fue bien en la juventud con su carrera de modelo, porque ya tenemos las dos una edad más madurita, y ha hecho una pequeña fortuna que le permite una vida de lujos muy envidiable. Lo mejor de todo eso es que ella está siempre de viajes constantes y como es muy de compartir, nos deja entrar y salir de su casona en cualquier época del año, solos o acompañados.

  • Un poema para ti

    Sí.  Esta semana quiero publicar en mi Blog un poema de Nuria Cifredo.  Y es que para mi se ha convertido ya en un vicio lo de los poemas de Nuria, otro vicio más aparte de los que ya conocéis... 

    Una vez que lo leáis os recomiendo volver a su lectura de nuevo.  Los poetas plasman sus pensamientos de forma muy armónica para que, al leerlos, produzcan en nosotros las mismas pasiones que ellos sienten y quieren transmitir.  No son sólo palabras que riman, son sentimientos y emociones que nos llegan muchas veces al corazón. 

    De los poemas hay que disfrutar y darles el tiempo y la pasión que merecen, como con el sexo. ¿A que sí?   

     

     

  • Una buena escenografía

    Comentando el otro día con los amigos sobre fetichismos y otras prácticas con las que cada uno de nosotros disfruta más su sexualidad, Luis terminó hablándonos sobre la ropa, los disfraces y todo tipo de arneses, o como a él le gusta llamarlo, “el atrezo” para ambientar el momento erótico. Es un tema que le fascina desde siempre. Y es que todo influye mucho y es importante: desde cómo ambientas la habitación, a cómo te encuentras el espacio amatorio cuando llegas a él, o cómo vamos vestidos por fuera, habitualmente ex profeso para la ocasión, pero sobre todo lo que nos ponemos por dentro como un extra para entrar en situación.

  • Una voz en la noche

    Me contaba mi prima el otro día, que las noches en las que se acuesta pronto a leer, le gusta ponerse la radio y que se ha enganchado a un programa de esos de confesiones de madrugada cuyo presentador tiene una voz grave, muy sensual y cálida que la tiene loca de lunes a jueves. Así que ahora ya busca cualquier excusa para meterse pronto en la cama y no perdérselo ningún día.

  • Vacaciones en pareja

    Se supone que las vacaciones son para aprovechar el tiempo en descansar, estar con la familia, ordenar armarios y trasteros, leer lo que no te da tiempo el resto del año, comer mucho y a deshoras y, por supuesto, para follar más y sin prisas. Al menos yo es todo lo que procuro hacer siempre. Aunque estas cosas nunca se equilibran y tiendes a hacer mucho más de unas que de otras. Y no sé por qué pero mi personalidad siempre se decanta por leer y follar. Algo que además de ser muy enriquecedor para cuerpo y alma son asuntos ambos muy relajantes. Comentando un poco acerca de lo segundo, me gustaría ahondar en la idea de que las vacaciones son el momento ideal para dedicarle más tiempo a todos los extras que una relación de pareja puede tener para hacerla más divertida y sacarla de la rutina.

  • Voy a dibujarte

    Pedro, que es un amigo mío del que ya os he contado alguna que otra aventurilla, está muy cansado de los tópicos en sexo con los hombresy la otra tarde estuvo durante dos largos cafés reivindicando que ellos son tan sensibles como las mujeres, y que les gusta y necesitan por igual tanto preliminarescomo cariciasa posteriori, y que les hagan sentir cosas diferentes como exige cualquier chica. Todo esto venía a cuento de una relación que está manteniendo con una estudiante de arte con la que lleva tres semanas y con la que cree que tiene posibilidades de estabilidad. Pero eso me lo suele comentar de todas las chicas con las que sale, que no son pocas.

  • ¿Cuánto duele el amor?

    ¡Ay cuanto nos duele a todos el amor! De todos es sabido lo doloroso que puede llegar a ser amar: ese desengaño cuando de repente descubres cómo es de verdad tu amado tan idealizado, o una infidelidad que nunca esperarías, o la distancia entre dos almas gemelas, tan difícil de sobrellevar en el día a día, o la terrible pérdida de esa persona especial… ¡Tanto y tanto que podemos llegar a sufrir por amor! Pero yo no voy a centrarme en esos dolores insalvables, tan personales y subjetivos sino en otros muchos más divertidos. Yo quiero incidir hoy en otro tipo de daños, en los físicos y que nos causamos exclusivamente por despiste y con humor a nosotros mismos.

  • ¿Existo?

    Ya lo dijo Octavio Paz:  “Erotismo y poesía: el primero es una metáfora de la sexualidad, la segunda una erotización del lenguaje”.

    "Existo sólo en el calor de tu cuerpo....  en el contacto de tu piel suave...  en el temblor de tu descanso... en la cercanía de tus huesos"... ¿habéis leído algo más erótico que esto? 

    Este poema de Nuria Cifredose titula "Existo" y claramente es, al menos para mi, un fiel ejemplo de lo que se puede lograr al unir erotismo y poesía.  ¡A disfrutarlo!