Vibraciones orgásmicas

Publicado el Martes, 12 Mayo 2015

A menudo las mujeres se quejan por la dificultad para llegar al orgasmo en las relaciones sexuales. La mayoría de ellas piensan que con el coito deberían conseguir fácilmente orgasmos con su pareja y se preocupan mucho cuando esto no sucede así, llegando incluso a fingir por miedo a que ellos puedan sentirse mal o las vean como bichos raros. Demasiadas mujeres aún no saben que ese modelo sexual que nos enseñan que es lo normal entre un hombre y una mujer, que consiste únicamente en la penetración, tan solo está hecho para que el hombre eyacule. Es decir, que la anatomía genital femenina y el placer de las mujeres no tiene nada que ver con el modelo coital. La vagina contiene muy pocas terminaciones nerviosas y el clítoris, que es el que realmente produce orgasmos en las mujeres, apenas se estimula durante el coito.

Aún hoy en día, muchas mujeres afirman que nunca han tenido un orgasmo, lo que se denomina anorgasmia primaria. Algunas de ellas nunca se han masturbado, otras lo hacen pero quizá no consiguen relajarse lo suficiente, o tienen un cierto miedo inconsciente a lo que pueda suceder… Estos y otros factores no les permiten llegar a tener el ansiado orgasmo.

Por otro lado, la mayoría de las mujeres que afirman tener problemas para conseguir orgasmos, en realidad lo que quieren decir es que consiguen llegar al orgasmo de una determinada forma pero no de otra. Y ahí es donde está el error, en considerar esto un problema, ya que por lo general esa forma en la que no consiguen orgasmos es a través de la penetración vaginal. Sin embargo, no tienen ningún problema en llegar a través de la masturbación, el sexo oral o incluso con un vibrador.

El problema real es que no se le suele explicar a las mujeres que usar un vibrador puede ser un estupendo facilitador de orgasmos. La vibración del juguete imita las contracciones pélvicas que suceden cuando se produce un orgasmo y esto puede ayudar a iniciarlo. Además, el uso del vibrador fortalece el suelo pélvico al fomentar las contracciones de los músculos de Kegel, y aumenta el flujo sanguíneo en los genitales.

También hay que tener en cuenta que cada mujer es diferente. Todas tienen la capacidad de sentir orgasmos pero con diferente nivel de estimulación. Para algunas el umbral orgásmico es más alto que para otras, es decir, requieren de una estimulación más potente, lo que puede llegar a cansar si se estimula el clítoris manualmente. Por ello el masaje vibratorio se recomienda a menudo a estas mujeres. Para otras, el vibrador simplemente es un modo de obtener un orgasmo rápido y cómodo.

Desafortunadamente, existe mucho tabú todavía sobre el hecho de que las mujeres usen vibradores. Este aparato se suele asociar con mujeres solitarias, que no tienen pareja, o “viciosillas”… Sin embargo, todas las mujeres (casadas, solteras, jóvenes, mayores…) debería tener un vibrador.

Experimentar con un vibrador puede ser la llave para muchas de las mujeres que se quejan de falta de orgasmos. Pero también puede ser una ayuda extra en las relaciones sexuales con sus parejas. Ningún hombre debería sentirse intimidado por un vibrador porque no significa en absoluto que él no sepa darle placer a su pareja sino que, muy al contrario de esta idea errónea, el vibrador puede ser su mejor aliado para ayudar a su pareja a conseguir orgasmos. Ningún vibrador puede sustituir el contacto humano, piel con piel, ni las emociones que se producen al estar con otra persona, por lo que es absurdo que los hombres se sientan amenazados. Además, introducir un vibrador en la vida sexual de la pareja puede dar mucho juego, abriendo nuevas posibilidades de placer, lo que siempre es bueno para salir de la rutina que a menudo se instala en las relaciones sexuales.

Actualmente existen muchos tipos de vibradores, los hay grandes o pequeños, de diversos materiales, con distintos tipos de vibración e intensidad. Se trata de experimentar y ver cuál se ajusta mejor a las necesidades de cada mujer. Si lo quiere para estimularse únicamente el clítoris no necesita que tenga forma fálica. Si le gusta más sentir la penetración al tiempo que siente vibración en el clítoris puede escoger uno de esos dobles, que tienen vibración en el falo y vibración en otro pequeño estimulador para el clítoris. Si lo quiere para usarlo al tiempo que realiza el coito con su pareja deberá ser más pequeño para que no resulte incómodo.

Probar un vibrador puede ser una experiencia difícil para algunas mujeres, que tienen que vencer primero una serie de prejuicios, pero sin duda merece la pena.

 

Accede a nuestra tienda on-line masalladelplacer.com a través del link del producto y obtén un descuento del 5% en su compra, o en la de cualquier otro.  Usa el cupón número EA5. 

 

PULSA Y ENTRA EN MASALLADELPLACER.COM