Dia de tupper sex

Publicado el Jueves, 14 Julio 2016

¡Me encanta ir de “tupper sex” ! ¡Qué experiencia más divertida para echar un buen rato con las amigas! Es igual que hayas estado varias veces porque siempre te lo puedes pasar bien. Y si es tu primera vez, no dudes de que te divertirás un montón.

Las reuniones de ahora no son como las que se hacían hace unos veinte años, sin desmerecer aquellas buenas intenciones, cuando las mujeres empezábamos a soltarnos la melena y bajarnos las bragas con más alegría. Lo común era que exclusivamente te contasen para qué servía tanto vibrador y tanta lencería excitante, y te obligasen sutilmente a comprar artículos para amortizar la reunión. Pero hoy día ya no sucede igual.

 Por suerte, las mujeres, siempre a la vanguardia en liberalización sexual se diga lo que se diga, hemos aprendido que la diversión no está reñida con la educación, y es más, que es imprescindible estar bien enteradas para disfrutar mejor. Con todo esto quiero decir que las chicas que coordinan estas reuniones o las empresarias de tiendas y páginas web de venta de artículos eróticos están sumamente concienciadas con la educación sexual y de este modo, el asesoramiento es la herramienta fundamental sobre la que se vertebran estas reuniones. Por ello, ya no suele ser habitual que las asistentes tengan que comprar un mínimo de juguetes, sino que simplemente se paga el trabajo de la persona que atiende la reunión y  después si interesa se compra. Es muy importante que se explique todo bien, no solo los buenos usos que puedes darle sola o acompañada a los vibradores o las bolas chinas, sino que se insiste mucho en la higiene de estos productos para que las enfermedades no nos salgan al paso. Así como en los beneficios de algunos de ellos para, por ejemplo, nuestro suelo pélvico.  También es muy interesante conocer las nuevas puertas que se están abriendo en este negocio, y ahora ya por fin, empiezan a aparecer los “tupper sex” para hombres, tanto homo como heteros, y la posibilidad de hacer las reuniones todos juntos para mucha más diversión y enriquecimiento. En otros niveles, y sumamente necesarios por supuesto, se empiezan a ofrecer estas reuniones focalizadas a personas con cáncer o con algún tipo de disfunción o discapacidad, porque el sexo tiene que ser y puede ser disfrutado por todos.  

Pero volviendo a la parte más lúdica hay que dejar ya la vergüenza a un lado y asistir a estas reuniones a reírse, a aprender nuevas formas de disfrutar, a saber complementar tus relaciones por satisfactorias que sean, o a sacar el máximo partido a tu placer en soledad. Y a mi lo que más me gusta cuando voy a un “tupper sex” es la vuelta a casa, porque me encanta empezar a probarlo todo con mi pareja, y siempre nos pegamos unas fantásticas sesiones maratonianas de sexo, decidiendo qué juguete es el mejor. Y aún así no soy capaz de decantarme por uno sólo. Cada momento tiene un artículo que le va mejor: la pintura comestible para entrar en materia, un buen juego de lencería para poner a tono, unas esposas suaves para inmovilizar, un perfume que nos embriague, un aceite que te ayude con las caricias, o un pequeño vibrador con mando a distancia que vaya calentando la zona. Aunque lo más placentero para mi está inventado hace mucho y es el contacto de la lengua del otro sobre tu piel. En definitiva todo un mundo de sensaciones satisfactorias para el que merece la pena encontrar tiempo y lanzarse a disfrutar.

 

 

*  Ilustración de Francisco Asencio

 

Accede a nuestra tienda on-line www.masalladelplacer.com y obtén un descuento del 5% en tu compra.  Usa el cupón número AL005.

 

PULSA Y ENTRA EN WWW.MASALLADELPLACER.COM