Celebrando Halloween

Publicado el Miércoles, 26 Octubre 2016

Tengo una amiga que siempre ha creído mucho en cuestiones paranormales y temas del más allá. De jovencita nos contaba a los amigos de clase en el patio de la universidad todos sus viajes astrales y cómo influían en nosotros los planetas y el horóscopo de cada uno. Por eso no me extrañó en absoluto que cuando me la encontré hace unas semanas volviera a sacarme esos temas. Ahora ya se ha especializado en muchas cosas que no entendí bien, y ella es muy feliz con todos los  beneficios que eso le reporta, incluidos los económicos, porque se ha convertido también en su forma de ganarse la vida.

Yo respeto mucho todo eso aunque hay una mayoría de cosas en las que no creo. Pero me interesó sobremanera el tema de la interrelación física con espíritus y lo que me contó acerca de cómo se comportan en el plano de la comunicación sexual que parece ser que se da igualmente. Confieso que yo lo más que conocía de eso era lo que había visto en la escena de amor de la película “Ghost” y de la que siempre he pensado que se quedaba corta al faltarles un buen orgasmo. Así que aproveché para que Raquel me contara como iba aquello. Porque si hay ocasión de aprovechar un buen polvo aunque sea con espíritus, yo me quiero apuntar.

Parece que existen varios tipos de demonios sexuales, ya que pueden ser tanto hombres como mujeres, y pueden arrimarse a ti con buenas intenciones, sólo ganas de disfrutar, o con malas malísimas, y esas no me interesan en absoluto. Se pueden convocar pero en la mayoría de las ocasiones aparecen cuando menos te los esperas. Después están otro tipo de espíritus que son los que podemos convocar en la noche de los santos, los muertos o Halloween, como es ahora conocida esta fiesta del último día de octubre. Parece que esa es la mejor noche de todas para un sexo consentido con espectros e incluso puedes convocar al espíritu concreto de alguien con quien tengas ganas especialmente y que ya haya pasado a mejor vida, claro. Tras un ritual concreto de velas, oraciones y adornos varios tienes que quedarte desnuda y a oscuras y sentarte tranquilamente a esperar que tu invocado aparezca. Raquel dice que enseguida lo sientes llegar, notas cómo te acaricia una brisa templada que te recorre el cuerpo y te eriza la piel. No puedes abrir los ojos. Y sientes la humedad de sus labios en los tuyos y hasta el peso de su cuerpo en el tuyo. Ella disfruta mucho más poniendo música porque al no emitir sonido alguno puedes llegar a pensar que estás sola y de este modo recreas un ambiente más intimo. Mi amiga me fue describiendo las sensaciones como si yo no supiera lo que es un orgasmo. Siempre eres consciente de todo lo que te va haciendo e incluso del momento en que te penetra y de esa forma llegas al clímax extasiada y abrazada a una fuerte presencia. Reconozco que se la veía tan entusiasmada que por un momento llegué a pensar que lo habría vivido de verdad. Yo soy bastante escéptica al respecto, sin embargo si hay quien disfruta su sexualidad así, a mí, como de cualquier otro modo, me parece estupendo. 

Aunque yo sigo prefiriendo quedar en Halloween con un amigo muy divertido que tengo, que siempre viene disfrazado de vampiro, y montarnos una buena fiesta para celebrar que estamos vivos. A éste le siento perfectamente por todos lados desde que entra por la puerta de mi casa. Y además me aseguro terminar la velada con una buena sesión de sexo y pasarlo de miedo.

 

  

* Ilustración de Francisco Asencio

 

 Accede a nuestra tienda on-line www.masalladelplacer.com y obtén un descuento del 5% en tu compra.  Usa el cupón número AL005.

 

PULSA Y ENTRA EN WWW.MASALLADELPLACER.COM